EDUCAR SIN VIOLENCIA

H. Ayuntamiento

La violencia, no necesariamente se manifiesta de forma física, como una nalgada o bofetada, también llega a presentarse de forma emocional, por ejemplo al emplear palabras que hagan sentir al niño o niña poco capaz de realizar las cosas o bien con poca valía, la falta de atención, ignorarlos o no cubrir sus necesidades básicas.

Es necesario fortalecer la relación afectiva con sus hijos, preparar a los niños para que puedan relacionarse con los demás sin violencia y de forma constructiva.

La violencia en la vida de las niñas y niños les afecta de forma significativa y vulnera a una serie de derechos universales que están interconectados, entre ellos: el derecho a la paz, a la educación, a la salud y por supuesto a una vida libre de violencia.